Las similitudes y diferencias entre la  Psicología y el Coaching se han convertido en un tema difícil de conciliar dentro de la comunidad de profesionales de estas áreas.

Mi nombre es Luciana Belladona, Soy Lic. y Prof. En Psicología y también Coach Ontológico Profesional.

En reiteradas oportunidades he visto circular publicaciones de Coaching donde intentan diferenciarse de la Psicología, menospreciando su aporte de valor.

Así como también artículos de Psicología dándole idéntico tratamiento al Coaching como disciplina.  

Entiendo que en alguna medida esto sucede por desinformación, por no entender el campo específico de una o la otra, pero también creo que tiene que ver con esa absurda idea de defender «lo que hago» a costa de invalidar lo que hacen otros.

En este artículo, intentaré definir algunas diferencias que encuentro entre las disciplinas, con la intención de encontrar interlocutores que busquen enriquecerlas y dejando en claro que no es una verdad absoluta sino un intento de clarificar información que he visto publicada y me parece imprecisa.

1. La Psicología es una Ciencia y el Coaching una Disciplina

La Psicología es una Ciencia que explica el comportamiento  humano y los procesos mentales.

Además, está constituida por múltiples escuelas (Psicoanálisis, Cognitivismo, Gestalt, existencialismo, Sistémica, por solo nombrar algunas). Por lo cual si bien se comparte el objeto de estudio, existen diferentes miradas y métodos para estudiar el mismo.

El Coaching es una Disciplina. Me gusta decir que también que es el arte de preguntar, y al igual que la psicología, está compuesto por múltiples especializaciones. Por ejemplo el Coaching ejecutivo, ontológico, estratégico, sistémico, life coaching, entre otros.

Por lo tanto cada vez que hablamos de uno u otro es importante explicar desde qué marco teórico hablamos y no suponer que es una sola y única cosa.

He leido: «la Psicología se ocupa del pasado y el Coaching del futuro», esto desde mi observador, es absolutamente falso.

No debemos olvidar que tanto el Coachee como el paciente son sujetos históricos y narrativos (identidades creadas a partir de historias). Creer que no tienen pasado en un caso o no buscan proyectarse al futuro en otro, es acortar nuestra mirada, en vez de ampliarla.

2. La Psicología es una carrera de grado y el Coaching es una formación.

La Psicología es una carrera de grado que se estudia en Universidades. El Coaching es una formación que puede ser ejercida sin necesidad de tener una carrera de grado o como recurso para profesionales de diferentes áreas que buscan fortalecer sus competencias.

El Psicólogo, tiene las incumbencias y saberes para poder abordar psicopatologías ya que es un profesional del campo de la salud Mental.

El Coach no está habilitado para trabajar con patologías y debe derivar a otros profesionales autorizados.  

Un coach puede acompañar procesos, si el profesional de la salud lo considera pertinente y sin jamás sustituir el tratamiento adecuado. El campo específico del Coaching es el del desarrollo de las potencialidades humanas, el diseño de futuro y el logro de objetivos, basándose en el poder de las conversaciones.

El psicólogo trabaja con pacientes, el Coach con Coachees o clientes.

3. Ambas disciplinas confían en el poder de la palabra

En alguna publicación leí «El psicólogo trabaja para extraer lo negativo mientras que el coach trabaja con lo positivo».

Creo que la Psicología no puede ni debe ser reducida al campo de la psicopatología. Es un campo mucho más amplio que la clínica, pudiendo trabajar en campos educativos, judiciales, comunitarios, orientación vocacional, salud pública, entre otros.

No hay nada negativo para extraer, sino síntomas o malestares que pueden aliviarse por medio de la palabra, (ambas disciplinas confían en el poder de la palabra).

En el Coaching no hablamos de positivo o negativo, sino de comportamientos, conversaciones, puntos de vista o emociones que pueden abrirnos o cerrarnos posibilidades. Trabajamos para crear mundos de oportunidades.

En otra ocasión también leí: «La Psicología se ocupa del porqué mientras que el Coaching del para qué».

La Psicología no solo trabaja el porqué de lo que le sucede al paciente, aunque por ser una ciencia puede hacerlo, pues tiene un sustento teórico que busca explicar las causas. También se pregunta el para qué, el beneficio secundario de sostener un síntoma o conducta que puede traer ese malestar.

El Coaching trabaja bajo la pregunta del «para qué», abriéndonos la posibilidad de cambiar de observador y por ende habilitándonos acciones que quizás hasta el momento no estaban disponibles para el consultante.

4. Trabajamos con seres humanos

Queridos colegas, esto no es una competencia de equipos, no es Boca vs. River o Barcelona vs. Real Madrid. La primer y gran convergencia entre ambas es que trabajamos con humanos, con sujetos que por algún motivo realizan una consulta y seguramente cargan con un malestar que no pueden enfrentar solos.

Retomo las palabras de Jung «Conozca todas las teorías, domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana, sea apenas otra alma humana»

No se trata de construir un nosotros, ya sea Psicólogos o Coaches solamente por diferenciarnos de «otros». Los invito a construir un «nosotros» que sea una comunidad que tenga claro qué es lo que su disciplina hace y qué no. Cuáles son las incumbencias de cada uno y cómo proceder de forma ética en pro de cada sujeto que se acerca a nosotros como profesionales de una u otra área.

Si quieres conocer un poco más de mi experiencia en ambas áreas te invito a visitar mi web.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies